MÉXICO CONECTADO CUENTA CON PROTOCOLOS PARA NAVEGAR CON SEGURIDAD EN LA RED – México Conectado


MÉXICO CONECTADO CUENTA CON PROTOCOLOS PARA NAVEGAR CON SEGURIDAD EN LA RED

  • El servicio de internet en los sitios y espacios públicos de México Conectado tiene filtros que detectan en tiempo real, alertas, amenazas y tráfico malicioso en la web

A fin de proteger a los usuarios de programa México Conectado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) cuenta con filtros de seguridad que permite navegar con seguridad en los sitios y espacios públicos instalados en los 32 estados de la República.

México Conectado cuenta con más de 101 mil puntos de acceso gratuito a Internet, el servicio se otorga a más de 20 millones de usuarios mensualmente, incluso llega a zonas donde los operadores comerciales no tienen presencia.

Por su tipo de conectividad el programa se despliega en un 69.6% a través de redes terrestres; 29.1% por red satelital y 1.3% en redes de alta capacidad.

Su uso es seguro gracias al servicio de filtrado de contenidos, priorización de tráfico y seguridad, así como del Sistema Antimalware, que permiten mantener un control –en tiempo real- sobre amenazas de seguridad y tráfico malicioso que viaje por los canales de comunicación, permitiendo la prevención, detección, administración y control central sobre el protocolo HTTP y HTTPS.

Los protocolos o aplicaciones de seguridad son actualizados periódicamente por la Coordinación de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (CSIC) de la SCT y validados mediante un procedimiento de verificación y/o operación de los sitios México Conectado en los 32 estados de la República.

Es importante resaltar que a la fecha los encargados de la operación de los sitios México Conectado, no han reportado fallas o alertas que pongan en riesgo a los usuarios.

No obstante las medidas de seguridad que ha instalado la SCT en los sitios México Conectado, es importante que los usuarios extremen precauciones personales durante su estancia en la red.

Entre ellas, evitar enlaces sospechosos, no acceder a sitios web de dudosa reputación; descargar aplicaciones sólo de cuentas oficiales; evitar el ingreso de datos personales en formularios dudosos; aceptar sólo contactos conocidos; evitar la ejecución de archivos sospechoso y usar contraseñas fuertes con más de ocho dígitos combinado letras y números.